Guaidó ficha al bufete Cremades & Calvo-Sotelo para congelar activos del chavismo en España.