La salida de Iberdrola de Siemens Gamesa dispara la incertidumbre sobre su sede