Los ciberocupas registran un tiempo récord los dominios de la boda real