Frobear, o como todo puede ir a peor para los accionistas de Bankia