La nueva Ley contra la Morosidad: balón de oxígeno para los empresarios