Casi 6.000 inversores impugnan en Europa la resolución del Banco Popular.