Cientos de hosteleros preparan una impresionante avalancha de demandas contra las administraciones central y autonómica