El abogado Roberto Miño calcula en 10 millones el daño en las islas.