El despacho encargado de la auditoría de abusos en la Iglesia se pone a disposición del Defensor y del Congreso.