El despacho encargado de la auditoría sobre abusos sexuales en la Iglesia recibe una veintena de denuncias en una semana