El Estado de Derecho supone libertad para la actividad económica y la iniciativa privada, pero sin olvidar las responsabilidades propias de Estado Social.