El gremio de controladores pagará 15 millones de indemnización por la huelga salvaje de 2010.