El histórico Casa Alfonso lidera una revuelta en la restauración