El Impuesto de Sucesiones, ¿un tributo discriminatorio?