El mundo del derecho certifica que España es una democracia y un Estado de Derecho modélico