El observatorio de la vivienda reclama mayor consenso político para solucionar el problema inmobiliario