El pequeño inversor se siente ignorado en las OPAS