El principal problema de la democracia es la impunidad, una línea roja que la separa de la dictadura