El protagonismo: ¿de los abogados o de los despachos?