El Rey reivindica el Estado democrático y social de Derecho y la independencia del poder judicial