El sector hostelero exige ayudas directas que cubran al menos el 70% de la facturación