El Supremo debe devolver cuanto antes la seguridad al mercado de opas