«El Vaticano ha sido rápido y valiente sobre los abusos»