Expertos coinciden en que la Ley de Cambio Climático balear "rompe" la unidad de mercado.