Fomento envía a los controles de El Prat a la Benemérita y se alía con la Generalitat.