Garrido defiende la Constitución y las instituciones españolas como garantes de una democracia plena.