Gestamp será la prueba de fuego de LIFI, la tecnología del “futuro”