La abogacía toma posiciones ante la altísima litigiosidad que traerá la crisis del coronavirus