La aparición de AEMEC desata una guerra por representar al pequeño inversor