La competitividad y la sostenibilidad de los despachos profesionales dependerá de su adaptación al entorno digital