La hostelería mantendrá la guerra judicial contra el Gobierno porque las ayudas directas son escasas