La hostelería pierde el 43% de sus ingresos y recorta en casi cinco puntos el PIB en el último año