La indemnización a los fallecidos en residencias podría ascender a 2.470 millones de euros