La industria Gastronomía reclama un marco legal propio que mejore la seguridad jurídica del sector.