La inversión extranjera en Cuba es irreversible y con todas las garantías legales. Eso sí, debe ser mutuamente ventajosa