La Ley Antitabaco agudiza la caída de ventas de bares y restaurantes hasta el 20% en su primer mes.