La presión social y mediática obliga a los obispos a investigar la pederastia en España con "transparencia, ayuda y reparación a las víctimas"