La supervivencia de la empresa familiar pasa por una buena planificación patrimonial