La tecnología tiene una evolución exponencial, crece mucho más rápido que la legislación