La TV pública debe sanearse para que pueda ser el tractor de la digitalización