La World Jurist Association refleja la necesidad de contar con un Estado de Derecho capaz de proteger a los menores y mantener su dignidad humana