La XXVI Edición del World Law Congress convierte a la capital de España en la Sede Mundial del Derecho