Las ayudas directas a la hostelería deberían cubrir al menos el 70% de la facturación, según el sector