Las entidades de derechos de autor deben obrar bien