Los abogados podríamos ahorrar mucho sufrimiento a nuestros clientes si quisiéramos