Los accionistas minoritarios preparan una batalla judicial por el recorte de beneficios