Los casos de OHL y Gamesa sacan los colores a la CNMV por la ausencia de opa