Los despachos arriman el hombro para ayudar a los más afectados