Los empresarios madrileños podrían pedir el embargo de los bienes de los controladores