Los grandes bufetes se suman a la defensa de las personas físicas